Buscar
  • Ana Ramos

La fotografía de interiores y la fotografía inmobiliaria es otra de mis pasiones junto al diseño de interiores y la decoración.

Es un importante desembolso el que se hace para contar con todo el equipo necesario (trípode, lentes, cuerpo etc.) y adquirir los conocimientos y competencias que exige la profesión, pero cuando se trata de pasión...

Yo disfruto muchísimo acondicionando los espacios para poder ser fotografiados, escuchando a sus propietarios e incorporando nuevas ideas a la hora de maquetar el dossier para su exposición.

Cada fotógrafo tiene su propio estilo y sentimiento y esto lo reflejamos en cómo utilizamos nuestro equipo, y la iluminación, el estilo y la edición.

A mí me fascina cómo con las mismas herramientas se puede crear un resultado tan diferente dependiendo de la creatividad de una persona.

Cada dossier fotográfico es una pequeña obra de arte, y el arte es subjetivo.

Existen algunas ideas generales basadas en lo que he descubierto que me han ayudado a convertirme en una mejor fotógrafa, comparto con vosotros algunas de ellas:

La iluminación lo es todo:

Solo uso luz natural para mis fotos, y casi nunca he usado flash. La luz natural es esencial para las fotos, y le da a mis fotografías un aspecto fresco, nítido y aireado. Esto es algo que no se puede fingir con cualquier iluminación de estudio. Siempre evito disparar bajo la luz solar directa: paso a la sombra o difumino la luz con cortinas o tela para bloquear la iluminación dura. Usar una pizarra blanca o un disco reflectante ayuda a equilibrar la luz y a rebotarla sobre el sujeto.

Dominio en la configuración de mi cámara:

Se trata de la parte técnica del proceso y "jugando" es la única forma en que uno llega a dominar la configuración de la cámara. En realidad, retiro eso, nunca se dominará al 100%: las circunstancias como la iluminación, el ajuste, los materiales siempre son variables, por lo que cada escenario de disparo será ligeramente diferente. El modo manual es vital!!

ISO - Determina qué tan sensible es la cámara a la luz. Cuanto más alto sea el ISO, más ruido (granularidad de la imagen). Por lo tanto, lo ideal es mantenerse a 600 ISO o menos siempre que se pueda, y ajustar la velocidad de obturación de la luz del espacio en el que nos encontremos. Habrá ocasiones en que necesite aumentar este número cuando trabaje con menos luz.

Velocidad de obturación: es el tiempo de exposición, medido en segundos. 1/30 permite más luz en la cámara, pero creará más oportunidades para desenfoque de movimiento que 1/200, lo que proporciona una imagen más nítida ya que el obturador se abre y se cierra mucho más rápido. Se puede jugar con el ISO y la apertura para aumentar el brillo según sea necesario. Como regla general, mantengo la velocidad de obturación no inferior a 1/100 a menos que tenga mi cámara en un trípode para estabilizarla.

Apertura - es su distancia focal. Cuanto menor sea el número real, menos profundidad de campo (creando un fondo borroso). Cuanto mayor sea el número, menos luz se permite en la lente. Por ejemplo, 2.8f crea menos profundidad de campo que 7.1f, y también creará una imagen más brillante.

Balance de blancos: el ajuste automático de blancos es el que uso más a menudo, pero lo hago dependiendo de la situación: hay una cuadrícula que se puede ajustar en la mayoría de las cámaras que modifican ligeramente la temperatura y el tinte de la imagen. Utilizo este ligero ajuste a menudo dependiendo de la luz en la que trabajo.

A menudo me toma unos 10 o 12 disparos obtener una imágen de un espacio con la que realmente estoy feliz pues se deben tener en cuenta infinitos detalles y herramientas.

Composición:

Se trata de la naturaleza, de los ingredientes o constituyentes de algo; la forma en que se compone un todo o una mezcla.

Algunas formas de usar la composición son:

Regla de tercios: Se usa la configuración de cuadrícula en la cámara y se coloca el punto de interés en la intersección de la cuadrícula. ¡Esta composición atrae naturalmente al ojo!

Marco: Con ello el objetivo es obtener suficiente información en la toma para contar la historia. Esto equilibra la imagen. A menudo, tomo una imagen un poco más amplia, y luego se recorta en el fotograma perfecto durante el proceso de edición.

Grupos de tres: Al igual que con la regla de los tercios, se ha demostrado que los números impares de un elemento en una foto son más atractivos a la vista.

A la hora de editar las imágenes:

Intento fotografiar mis imágenes lo más cerca posible al ideal, ¡pero cada fotografía necesita ser editada! Una cosa que he aprendido con el tiempo es que es mejor disparar un poco más oscuro que demasiado brillante: se puede agregar brillo en la edición, pero no se puede eliminar de manera efectiva.

Incluso en los smartphones hay herramientas como Snapseed que sirven para enderezar, recortar, iluminar, agudizar sobre la marcha, y existen programas como Lightroom que se instalan en el ordenador que sirven para editar otras imágenes.

Algunas aplicaciones versátiles son Pic, Tap, Go, VSCO, pero hay otras muchas así que hay que utilizar aquella con la que te encuentres más cómodo y te resulte más fácil de usar.

La práctica lo hace perfecto:

No puedo enfatizar lo suficiente en "la práctica lo es todo". Puedo ver una gran diferencia en la calidad de mis imágenes desde hace un año o incluso desde hace seis meses. Soy muy apasionada de los disparos, las tomas, la maquetación, etc. La fotografía es un mundo apasionante y esto es solo una introducción de todo lo que me gusta y admiro de ella.

Con cariño,

Ana

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

DESIGN FOR A DESIRE

Marketing Inmobiliario